Actualidad

La época moderna y la vejez

Adulto mayor

Hechos claves:

  • Entre 2015 y 2050, la proporción de la población mundial de más de 60 años casi se duplicará, pasando del 12% al 22%.
  • Para 2020, el número de personas de 60 años o más superará al de los niños menores de 5 años.
  • En 2050, el 80% de las personas mayores vivirán en países de ingresos bajos y medios.
  • El ritmo de envejecimiento de la población es mucho más rápido que en el pasado.
  • Todos los países se enfrentan a grandes desafíos para asegurar que sus sistemas sanitarios y sociales estén preparados para aprovechar al máximo este cambio demográfico.

En todo el mundo la gente vive más tiempo. Hoy en día, por primera vez en la historia, la mayoría de las personas pueden esperar vivir hasta los sesenta años y más. 

Se prevé que para 2050 la población mundial de 60 años o más habrá alcanzado los 2.000 millones de personas, frente a los 900 millones de 2015. Hoy en día, 125 millones de personas tienen 80 años o más.

Para 2050, habrá casi esta cantidad (120 millones) viviendo en China solamente, y 434 millones de personas en este grupo de edad en todo el mundo. Para 2050, el 80% de todas las personas mayores vivirán en países de ingresos bajos y medios.

El ritmo de envejecimiento de la población en todo el mundo también está aumentando drásticamente. Francia ha tenido casi 150 años para adaptarse a un cambio del 10% al 20% en la proporción de la población mayor de 60 años, pero lugares como Brasil, China e India tendrán algo más de 20 años para hacer la misma adaptación.

Si bien este cambio en la distribución de la población de un país hacia las edades más avanzadas – conocido como envejecimiento de la población – comenzó en los países de altos ingresos (por ejemplo, en Japón el 30% de la población ya tiene más de 60 años).

Ahora son los países de bajos y medianos ingresos los que están experimentando el mayor cambio. Para mediados de siglo, muchos países, por ejemplo Chile, China, la República Islámica del Irán y la Federación de Rusia, tendrán una proporción de personas de edad similar a la del Japón.

Una vida más larga trae consigo oportunidades, no sólo para las personas de edad y sus familias, sino también para las sociedades en su conjunto. 

Los años adicionales brindan la oportunidad de realizar nuevas actividades, como la educación superior, una nueva carrera o el ejercicio de una pasión largamente descuidada. 

Las personas de edad también contribuyen de muchas maneras a sus familias y comunidades. Sin embargo, el alcance de esas oportunidades y contribuciones depende en gran medida de un factor: la salud.

No obstante, hay pocas pruebas que indiquen que las personas mayores de hoy en día experimentan sus últimos años con mejor salud que sus padres. 

Si bien las tasas de discapacidad grave han disminuido en los países de altos ingresos en los últimos 30 años, no se han producido cambios significativos en la discapacidad leve a moderada en el mismo período.

Si las personas pueden experimentar estos años adicionales de vida con buena salud y si viven en un entorno que les brinde apoyo, su capacidad para hacer las cosas que valoran será poco diferente de la de una persona más joven. 

Si estos años adicionales están dominados por la disminución de la capacidad física y mental, las consecuencias para las personas mayores y para la sociedad son más negativas.

El envejecimiento explicado

En el plano biológico, el envejecimiento es el resultado del impacto de la acumulación de una amplia variedad de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo. 

Esto conduce a una disminución gradual de la capacidad física y mental, un creciente riesgo de enfermedad y, en última instancia, de muerte. 

Pero estos cambios no son ni lineales ni consistentes, y sólo se asocian vagamente a la edad de una persona en años. Mientras que unos de 70 años disfrutan de una salud y un funcionamiento extremadamente buenos, otros de 70 años son frágiles y requieren una ayuda significativa de los demás.

Además de los cambios biológicos, el envejecimiento también está asociado con otras transiciones de la vida, como la jubilación, el traslado a una vivienda más apropiada y la muerte de amigos y parejas. 

Al elaborar una respuesta de salud pública al envejecimiento, es importante no sólo tener en cuenta los enfoques que alivian las pérdidas asociadas a la vejez, sino también los que pueden reforzar la recuperación, la adaptación y el crecimiento psicosocial.